NOTIZIE

ADERIRSCI ALLA

FONDAZIONE JB

SPONSORED BY

PARTNER

Juventus – Inter vista desde el JOFC de Hollywood

25, 5, 67

25 como los miembros del JOFC Hollywood reunidos frente a la pantalla gigante, 5 como los presentes en las gradas del Estadio Allianz, 67 como los años de diferencia entre el Dr. Domenico, digno representante de la columna jorobada capitolina, y Massimo, el más joven entre nosotros. 25, 5, 67, no es un acierto directo en la rueda de Turín, son los números de nuestro Derby d’Italia. El partido no necesita más motivaciones. Desafiamos a los reciclables, a los autoproclamados poseedores de los verdaderos valores del fútbol, a los probos del balompié. Como si las inevitables entrevistas a Pagliuca, Galante y Colonnese no fueran suficientes, nos toca ver nuevamente entre las filas adversarias un rostro familiar, este año en la forma del Panita Cuadrado. Sin embargo, hay algo diferente en comparación con el pasado más reciente: el Derby d’Italia vale el primer puesto en la clasificación.

Percibo entre nosotros las ganas de medirnos, de entender si realmente podemos estar arriba donde nos corresponde, de descubrir quiénes somos para imaginar quiénes seremos. Estas trece jornadas han ofrecido una Juventus con identidades diferentes: abierta y propositiva como contra Lazio y Verona, cerrada y cínica con Milan y Turín. Hoy enfrentamos a un equipo sólido, profundo y lleno de confianza. En cambio, somos un collage de seudo-lesionados, debutantes y reservas que se han convertido en titulares por necesidad. Si la defensa no ha sufrido excesivamente la lesión de Danilo gracias a la contribución de Rugani, en el centro del campo, Nicolussi Caviglia debuta, McKennie vuelve como centrocampista y Cambiaso juega de extremo derecho. En el banquillo, está Locatelli con una costilla rota y el maltrecho Miretti. “Si Hans se rompe, entra Padoin”, bromeamos, quizás, en el chat. Por mucho que no nos guste admitirlo, estoy convencido de que una mayoría búlgara de los presentes firmaría por un buen empate, yo incluido.

Inicio del partido. Tengo el honor de sentarme al lado del Dr. Domenico, quien, con su experiencia, muestra una calma envidiable. Nosotros, menos civilizados, después de unos minutos, ya hemos reservado afectuosos pensamientos para el árbitro Guida, Barella, Lautaro y sus respectivas familias. A pesar de la alineación, la Juventus es propositiva en los primeros 20 minutos. Una combinación Chiesa-Rabiot lleva a Cambiaso a la conclusión. Poco después, Chiesa falla un penalti en movimiento. Nicolussi se ha adaptado y Vlahović gruñe. En el minuto 25, Vlahović le roba el balón a Dumfries, descarga para Chiesa, que apunta a Darmian y sirve un regalo de vuelta para Dušan, que solo tiene que empujar con el empeine. Y aquí, incluso el imperturbable Dr. Domenico se deja llevar: manos al cielo y luego directo a abrazar a su hijo Francesco. Unas filas más atrás, incluso Massimo y su papá John se abrazan fuerte. No puedo verlos, pero estoy seguro de que también Camillo y su hija Lauryn están celebrando juntos. El Presidente, después de recomponerse temporalmente, nos señala la increíble similitud con el gol de Rabiot contra el Inter la temporada pasada. No recuerda qué cenó, ¡pero sobre los goles de la Juventus es enciclopédico!

1-0 a nuestro favor, ¿quizás conformarse con un empate es reduccionista? No, 6 minutos y se calman los entusiasmos. Rugani hace una salida “a rana”, como sentencia el Got a mis espaldas. Bremer acompaña a Thuram sin apretar nunca, y Gatti pierde el movimiento de Lautaro. 1-1. Allegri en el postpartido dirá: “se debió cometer falta antes”, y muchos de los presentes están de acuerdo. Ahora ellos presionan y nosotros vamos a lo seguro: todos bajo la pelota y cuidado con recibir el segundo antes del descanso. Al reanudarse el juego, es evidente que ambos equipos no quieren perder. El empate es un resultado aceptable: Milan, Napoli y Roma están relativamente lejos, Inter ha entendido que incluso una Juventus parchada puede ser peligrosa y nuestra corta banca nos hace vulnerables. Los equipos se esperan; nadie quiere exponerse. Justo el tiempo suficiente para notar cómo las acrobacias del Panita han pasado de simulaciones llamativas a claras faltas sufridas cuando suena el triple silbato. Una rápida mirada entre los presentes me hace darme cuenta de que tenía razón, un buen empate también nos va bien. Querí

amos medirnos y lo hicimos. No somos segundos por casualidad; con la mentalidad adecuada y una enfermería menos concurrida, podemos llegar hasta el final.

Es el momento de la foto de grupo, seguido de los primeros deseos para las festividades. Gracias al extraño calendario de la Serie A, ¿por qué jugamos tres partidos consecutivos de viernes? y al inevitable ritual de “volver a casa para las fiestas” que todo inmigrante conoce bien, nos volveremos a encontrar en 2024, siempre aquí, siempre juntos, siempre orgullosamente jorobados

Edoardo Mazza –  JOFC Hollywood

 

Apoya a la Fundación: ¡únete ahora haciendo clic aquí! Esta Navidad, regala a tus familiares y amigos amantes de la Juventus la membresía a la Fundación. ¡Será un regalo hermoso, único y que reconoce tu pasión por la Juventus! ¡Disponible en todo el mundo!

CONDIVIDI SU

ULTIMI ARTICOLI

ADERIRSCI ORA ALLA

FONDAZIONE JB